Cómo ser Director de Arte (senior) de Primera División

Cómo ser Director de Arte (senior) de Primera División

Septiembre 2018

La importancia de un Director de Arte (senior) en un equipo de fútbol 7.

Toda agencia de publicidad debería tener un equipo de fútbol. De fútbol 7, concretamente, porque si es de fútbol 11 habría que tirar de la Ley Bosman y llamar a algún extracomunitario para completar una simple alineación. Por cierto, una precisión, el mensajero siempre tiene ficha de comunitario. El novio de una ejecutiva de cuentas que juega en Tercera, por ejemplo, no, ese ya es extracomunitario.

Por otro lado, cuando digo toda agencia, estoy diciendo toda empresa… (y también “Viva el Rey”, claro.)

Hoy, cualquier actividad que fomente el compañerismo, la implicación, el trabajo en equipo y que estreche relaciones y vínculos entre compañeros, es vital.  Y además y por añadidura, es un curioso branded content del cliente más importante de la agencia: la propia agencia.

¿Quién se perdería un resumen del partido entre PubliGenial S.A. contra su principal cliente, Talleres Sanfer?

Hecha esta introducción, vamos a enumerar las 5 razones que hacen imprescindible un Director de Arte en un equipo de fútbol 7.

1-Un Director de Arte es polivalente.

Siempre lo han sido, pero especialmente en estos tiempos un Director de Arte hace de todo, desde banners a lonas de exterior pasando siempre  por el agradecido diseño de un posavasos. Se implica desde en eventos a spots, hace foto y diseña, maqueta y retoca. Es decir, que se adapta a todo con naturalidad. Aplicado esto al verde encontramos un jugador capaz de desarrollar su juego en cualquier zona o posición del campo.  Esto es clave porque en estos equipos siempre falla alguien que ha quedado a comer con un cliente o se ha alargado una presentación o hay que entregar un concurso esa misma tarde. Un Director de Arte se adapta al puesto que sea necesario. Un Copy pone más pegas y los Artefinalistas solo juegan en banda.

2- Un Director de Arte cuida los detalles.

Saber leer los detalles del partido, esos que marcan las diferencias, es primordial. Un Director de Arte siempre busca nuevos sitios para poner el logo y cuando digo logo, estoy diciendo balón ( y también diciendo “viva el Rey”).

Este compañero puede diseñar unas camisetas bonitas, y puede aconsejar con los colores de la equipación, pero sobre todo, hace que el fútbol sea más estético sin perder practicidad. De repente, un saque de banda puede ser algo bello y plástico.

3- Un Director de Arte sabe tratar a proveedores.

El estudio, los fotógrafos, estudio 3D, técnico de postpo… el Director de Arte trata con ellos, les exige pero desde la cordialidad, el reconocimiento y con la habilidad de hacerles sentir que están en el mismo barco. Y así lo hace con defensas, delanteros, bandas, suplentes, centrocampistas, e incluso con los porteros que siempre son más cerrados y oscos.

4- Un Director de Arte se lleva bien con cuentas.

Acepta de buen grado que se le sienten detrás, le den cambios y que a veces, le engañen con las fechas para cubrirse un poco.  Esa templanza, amigos, esa serenidad es oro para relacionarse con el árbitro. Por eso ha de ser siempre el capitán.

5- Un Director de Arte es dado a llevar gel y champú.

Al igual que distingue entre  titular y cuerpo de texto, sabe que pelo y piel no son lo mismo y que cada uno tiene sus características. Así que aunque ocupe más en su mochila, siempre lleva los dos botes. Y además, y esto es quizás lo más importante, SIEMPRE SON GENEROSOS CON SUS COMPAÑEROS.

 

Para Mario Lumbreras. Director de arte.