Dale al play

Dale al play

Octubre 2014

Gatos metiéndose en cajas, bebés que se ríen a carcajadas, ciclistas haciendo descensos de infarto… Está claro, en Internet los vídeos venden. Y todo lo que vende, tarde o temprano, acaba siendo publicidad.

Pero un vídeo online no es un spot. Bueno, sí, pero no. Es un spot porque se trata de una pieza audiovisual que ensalza los beneficios de un producto, pero al no emitirse en televisión, no se comporta igual. En televisión se compran espacios, confiando en el plan de medios para tener el mayor número de visualizaciones posible. Sin embargo, en la red lo que se pretende es que sea el propio usuario el que difunda la pieza, proporcionando impactos gratis a la marca. Pero para eso es imprescindible seducir de alguna manera al público.

Es esa implicación la que buscábamos en R* cuando creamos Te Dejo Mi Moto para la Dirección General de Tráfico. Una pieza online en la que se contaba a modo de reportaje las sensaciones que experimentaron distintos conductores al cambiar su coche por la moto de otro particular.

Porque la circulación rodada en una gran ciudad suele ser un caótico avispero en el que los peor parados son los más débiles. Los conductores de coches se defienden alegando que la culpa es de los motoristas “que no respetan nada” y éstos se quejan de que los automovilistas emplean la ley del más fuerte y ni se preocupan de mirar por los retrovisores, poniendo en peligro sus vidas.

¿Qué conseguimos con Te Dejo Mi Moto? Que los automovilistas se pusieran en el lugar de los motoristas (literalmente), viviendo en primera persona la sensación de vulnerabilidad con la que éstos conviven a diario, para que así, al volver a coger su coche, tuviesen presente lo que significa circular con sus cuerpos como única carrocería.

El vídeo corrió por Internet como una 1000 CC y fue visto más de 426.000 veces en una semana, creando un debate sin precedentes que sirvió para impulsar una conciencia colectiva a favor de la convivencia en carretera.

Ricardo Esteban es director general creativo en R*.